fbpx
 In Blog

Tras un ardua negociación entre el Gobierno y las organizaciones de autónomos vio la luz el Real Decreto Ley 20/2018

que lograba para los autónomos la universalización de todas las prestaciones por todas las contingencias, al igual que

los asalariados.

 

España se convirtió en el país de la Unión Europea donde los autónomos gozan de una mayor protección social.

La subida del 1,25% de las bases de cotización (apenas cinco euros euros para la gran mayoría) permitió que, por primera vez, los 3,27

millones de afiliados al RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) tuvieran acceso a algo tan básico como la cobertura

frente al accidente laboral.

Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer. Aún hay prestaciones como el cese de actividad debe ser reformado.

El 40% de las solicitudes de esta cobertura fueron denegadas a causa de las condiciones de acceso excesivamente duras. Entre ellas, la

de justificar un 10% de pérdidas sobre el nivel de ingresos.

 

A este respecto, la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social en funciones, Magdalena Valerio, adquirió el compromiso

de “flexibilizar” los citados requisitos y crear una única Comisión paritaria de carácter estatal en la que deberán estar representadas

las principales asociaciones de autónomos.

 

Órgano que, además de resolver los expedientes, tendrá como misión determinar los nuevos criterios y rebajar las barreras de acceso según

las particularidades propias del colectivo.

 

Cabe recordar, en este punto, que los autónomos que hayan sido asalariados pueden acceder al subsidio para mayores de 52 años.

Aunque es cierto que, desde que se aprobó la medida en el mes de marzo, hubo más de un problema en su puesta en práctica, el Ministerio de

Trabajo, Migraciones y Seguridad Social se encargó de resolverlos el pasado octubre reconociendo que los trabajadores por cuenta propia tienen

derecho a percibir esta prestación de 430 euros.

 

Mejoras en accidentes de trabajo y formación

La mejora de la cobertura por contingencias profesionales es uno de los avances que trajo consigo el año nuevo. A partir de enero, se empezó

a aplicar tabla rasa y el 0,9% de la cuota de cotización se destinaría a cubrir los accidentes laborales y enfermedades profesionales

de los trabajadores del RETA. Hasta ese momento, sólo era obligatorio para los TRADE (Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes)

y el comercio ambulante, y dependía de la actividad que desarrollase el autónomo con tipos que oscilaban entre el 0,9% y el 7,1%. De hecho, esta medida

ha permitido que la cuota de más de medio millón de autónomos sea menor que la que venían abonando hasta 2019.

El tercer gran avance fue la formación. Un 0,1% de la cotización se destina, desde hace doce meses, a actuaciones que permiten mejorar la

cualificación de los autónomos.

 

Mejoras para los pensionistas

Los que sí han visto mejorar su situación con respecto al año 2018 han sido los pensionistas. La nómina de los más de 1,3 millones de autónomos

que cobran una pensión de jubilación ha aumentado casi 25 euros de media hasta alcanzar los 764,55 euros en diciembre. Esto supone

un incremento del 3,4% interanual.

Este avance viene motivado por la mejora de las bases de cotización de los autónomos que, en la última década, han crecido un 19%, así como por la subida

del 3% en las pensiones mínimas y del 1,6% -conforme a la variación del IPC (Íncide de precios al consumo)- en el resto, que fue aprobada en el citado Real

Decreto de 28 de diciembre del año pasado. Habrá que esperar, ya que el Ejecutivo en funciones ha congelado la subida anual hasta la formación de un

Gobierno definitivo. Llegado el momento, el incremento será del 0,9%, según ha aumentado el coste de la vida este año 2019.

 

Repunte de los periodos medios de pago a proveedores

El balance de 2019 tampoco ha sido positivo para los autónomos y empresas que trabajan para la administración autonómica. Hasta el mes de octubre

los periodos medios de pago a proveedores se incrementaron cinco días -hasta los 41- con respecto a 2018 y la deuda comercial de los Gobiernos

regionales aumentó en 730 millones de euros, alcanzando los 4.704 millones de euros.

Pese a que, a priori, todo apunta a un leve empeoramiento, hay que esperar la evolución de los dos últimos meses del año para comprobar si el hecho se

convierte en tendencia, ya que hasta el mes de noviembre, el Ejecutivo en funciones no realizó las transferencias de 4.682 millones de las actualizaciones

de las entregas a cuenta -anticipos por la recaudación cedida a las comunidades autónomas-, parte de los cuales deberían destinarse a saldar las cuentas

pendientes con los autónomos.

 

El grifo del crédito

El colectivo de autónomos ha percibido este año 2019 cómo el grifo del crédito se volvía a abrir levemente.

La ‘Encuesta a pymes’ del Banco Central Europeo (BCE), destacó que el porcentaje de préstamos

rechazados entre abril y septiembre se redujo un punto con respecto al anterior informe, del 5% al 4%.

Resultado que se corresponde, a su vez, con el número de negocios que reconocieron haber tenido menos dificultades para obtener

un préstamo bancario, que también se recortó un punto.

La parte negativa es que el porcentaje de negocios que se quejaron de un aumento de tipos de interés superó en dos puntos al de

los que constataron un descenso, según el documento del BCE. Algo que no ocurría desde 2014. Asimismo, se reconoció un

endurecimiento de las garantías (avales) y condiciones requeridas. Sin embargo, las cuantías de los préstamos y los plazos

fueron más flexibles.

 

¡Síguenos y entérate de las últimas noticias!

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search